Una alternativa turística desde un punto de vista de la salud

Son diversos los conceptos que podríamos encontrar acerca de lo que se conoce como turismo, pero en la actualidad encontramos tal diversidad que posiblemente hasta nos confundamos. Lo importante de ello es que aun padeciendo artrosis, no debemos dejar escapar alguna oportunidad de disfrute vacacional. 

Pero centrándonos en el tema, cuando se hace referencia al turismo se nos viene a la mente el hecho de trasladarnos a algún sitio para recrearse o simplemente para desplegar en gran magnitud nuestro ocio. Según la Organización Mundial del Turismo, el concepto general de Turismo incluye algunas pautas adicionales como por ejemplo  la estadía en ese lapso que podría encontrarse desde un día, hasta todo un año. 

Aunque se estima que al hablar de vacaciones y en consecuencia de turismo, este se enfoca al descanso personal y recreación de la familia por lo que casi cualquier localidad podría resultar elegida. Pero si al concepto de turismo se le adiciona el de salud, su función y finalidad  podría dar un giro de gran motivación.

Para algunos el turismo de salud, se trata de un concepto de reciente data, el cual tuvo sus orígenes en la adecuación del turismo médico, el cual no solo se limitaba a las intervenciones médicas y tratamientos sin incluir procedimientos estéticos. El turismo de salud es más que ello, pues involucra toda actividad terapéutica además de su atención sanitaria brindada a un paciente que posea o no alguna condición médica. Es decir, el turismo de salud implica trasladarse a determinado lugar para realizarse algún tratamiento estético, por recreación o para someterse a alguna cirugía plástica.

Según el concepto que señala la Organización Mundial de la Salud, este no se encuentra limitado por la ausencia de una enfermedad o quizás por algún tipo de afección, sino que más bien la amplía hacia “la realización de cualquier actividad que promueva la sensación de bienestar”. En algunas actividades que se le relacionan se involucra el camping, los tours, los paseos de descubrimientos, la realización de alguna actividad religiosa, el deleite de nuevas gastronomías, masajes corporales, los tratamientos a la piel, la aromaterapia, entre otros.

La manera en que este tipo de turismo se disfruta solo dependerá de cada una de las personas que se involucran en ello y de sus preferencias. De manera generalizada cuando se hace referencia al turismo de salud, existen algunas zonas mundialmente conocidas y que la publicidad se ha encargado de estimar como por ejemplo Hospital Turquía, el Dubai Healthcare City en Dubái y el Florence Nightingale. 

 El destino tradicional para ello también ha sido Cuba, siendo famosa por sus terapias alternativas conjuntamente con Colombia pues las intervenciones y los tratamientos estéticos allí aplicados son menos costosos y exitosos. 

Japón también se destaca debido a sus tratamientos famosos en cuanto a belleza para el rostro. Pero más allá de las razones por las que se acuda al turismo de salud, lo importante es que las personas puedan liberar ese estado de estrés que los aqueja, pues es la causa principal de la mayoría de sus afecciones y las del mundo actual.